Tony Vega, “agradecido de Dios por alargar los días de mi vida”

Santo Domingo.- Luego que el reconocido cantante puertorriqueño fuera sometido a una cirugía de corazón abierto, por lo que estuvo al borde de la muerte, ahora se recupera y vive “UN DÍA A LA VEZ” y agradecido con Dios por alargar los días en este plano terrenal.

“TONY VEGA” , voz de grandes clásicos de la salsa romántica como: “Aparentemente” , “Ella Es” , “Lo Mío Es Amor” y “Tu Prenda Tendida” entre otros éxitos que ha popularizado a lo largo de su carrera, es uno de los artistas más queridos por el público que sigue el género “salsa”.

Ahora más recuperado ha dejado para todo el que creé en el más grande, una grabación con su testimonio de fé y de vida, dónde relata esos momentos de angustia antes y luego de su operación, “No podía creer lo que estaba pasando, Siempre estuve rodeado de Ángeles”

Antes de verse comprometida su salud, Tony acababa de grabar para un interesante proyecto musical llamado “ROMANCE EN SALSA” , realizado por el sello Codiscos bajo la dirección del también reconocido músico y productor Diego Galé.

En esta majestuosa producción “Tony Vega” artista exclusivo de SH PRODUCCIONES para Venezuela, dio vida a la versión en salsa del famoso bolero titulado “PERDÓN” , composición de Pedro Flores, el cual fue popularizado por el trio “Los Panchos” en la década de los 50, y ahora llevado a versión salsa, con la magistral interpretación de nuestro artista.

Actualmente el artista esta recuperándose en casa, junto a su esposa e hijos y guardando cuarentena por motivo del COVID-19, mientras que a su vez, se encuentra en promoción este número musical.

Invitamos a todo el público amante de la salsa a escuchar y apoyar el tema “PERDÓN”, el nuevo gran éxito musical de “Tony Vega”.

Veinte años después, y siempre, la vida te da sorpresas: Leonardo Padura entrevista a Rubén Blades

Si uno no conoce a Rubén Blades, o mejor dicho, si conoce solo al artista Rubén Blades que durante ya casi cinco décadas ha ocupado un espacio de privilegio en el firmamento de la música popular y bailable latinoamericana, y también conoce, por supuesto, que este panameño, músico, compositor, arreglista, escritor incluso, ha sido un hombre de una sostenida cercanía cultural y civil con la política (aspirante a la presidencia de su país, ministro allí por cinco años), podría tener la impresión de que en lo esencial sabe quién es, hasta sabe cómo piensa, pero le aseguro que todavía le falta saber algunas cosas importantes sobre él.

Ese Rubén Blades público y a la vez cercano, icónico y espectacular en su sobriedad, era el que yo conocía, como casi todo el mundo. A ese artista yo había tenido la oportunidad de entrevistarlo muy a principios de la década de 1990, en la ciudad asturiana de Gijón, y hasta de acompañarlo un par de horas en una tarde en que recorría las zapaterías del centro de esa ciudad en busca de lo que venden en un lugar donde podía moverse como un cliente sin que nadie lo reconociera y le expresara respeto o admiración. Y ese Rubén Blades me parecía un tipo justamente admirable.

Pero a veces la vida te da sorpresas, definitivamente. Y el ejercicio de la literatura, bonitas recompensas. Y una de ellas –sorpresa y recompensa juntas- me llegó hace cuatro años cuando, a través de un periodista panameño amigo de Rubén, recibí una invitación para que el músico, lector de mis novelas, y yo, consumidor de su obra, nos encontráramos y planeáramos un posible trabajo en conjunto. Fue entonces cuando mi compañera Lucía y yo entramos en el conocimiento del universo más personal y auténtico de la figura que habíamos escuchado cantar, que admirábamos, al que incluso yo había entrevistado… sin que él recordara muy bien aquel trance lejano.

Desde entonces, por cuestiones laborales y por afinidades personales Lucía y yo hemos sostenido una relación de cercanía con Rubén gracias a la cual hemos podido conocer las verdaderas dimensiones de su coherencia, su generosidad, su inteligencia, su disciplina vital y laboral, y también su integridad ética y humana. Hemos podido comprobar, en cercanía, que Rubén es un gran artista y, sobre todo, una gran persona.

Fue esta última de sus cualidades la que lo impulsó a resistir con generosidad durante varios meses el asedio que significó responder a la entrevista que sigue, indispensable para lo que yo pretendía hacer: una reedición, veinte años después, de un puñado de entrevistas a figuras de la música Salsa o cercanas a ese universo musical.

Porque hoy Rubén es el mejor testigo, todavía protagonista, de lo que han sido los procesos de nacimiento, crecimiento, decadencia comercial y permanencia cultural de un tipo de música que, moviendo los pies de las gentes, también les ha movido por décadas las neuronas y el corazón.

Mirar la Salsa desde las alturas de las postrimerías de la segunda década del siglo XXI, conocer lo que en cada momento significó y ahora todavía significa, y más si es observada desde la perspectiva crítica de esta figura icónica, entrañaba para el libro una necesidad y para mí como entrevistador, un privilegio. Y será para los lectores una inmejorable manera de entrar, veinte años después, en un universo cultural al cual siempre debemos agradecer la creación de un movimiento capaz de englobar la tradición y el presente del Caribe hispano, a través de lo que ha sido su mejor modo de expresión: la música. Y recorrer un pedacito notable de esa manifestación de la mano de ese conocido que vale la pena conocer mejor, que se llama Rubén Blades, el hijo de la cubana Anoland.

Willie Colón regresa a los escenarios de Nueva York con 'La Rumba del Siglo'.

Willie Colón, la leyenda de la salsa regresa al área tri-estatal para presentar su nuevo show solista: La Rumba del Siglo. Es rara la ocasión que Colón hace este tipo de presentación, la cual asegura cuenta con una interacción más íntima con el público.

“Cuento anécdotas y chistes,” dice el músico puertorriqueño en entrevista con Univision 41 Nueva York.Cómo muchos de sus compatriotas, Colón nació y fue criado en el sur de El Bronx, en un barrio donde dominaba la diáspora boricua. A los 11 años, la abuela de Colón le regaló una trompeta y le pagó clases de música. Esto fue el principal detonador de su carrera.

Crecer en un barrio tan latino también fue un detonador para la creatividad de Colón, así como su constante exploración de sus raíces caribeñas. Esta búsqueda, eventualmente lo llevó a conocer la tierra de origen de sus abuelos.

“Uno nacido y criado acá uno está ajeno a las raíces,” dijo Colón, quien asegura que el poder conocer Puerto Rico y América Latina ha sido de las bendiciones más grandes que le ha traído la música.

El legado de Colón abarca varias décadas. Arrancó su carrera al final de la década de los 60s, adjuntadose a una generación de artistas que introducirían la salsa al mundo y quedarían en la historia como algunos de los nombres más grandes de la música latina, como: Johnny Pacheco Celia Cruz, Rubén Blades, y Eddie Palmieri. Este fenomeno, sin duda, fue único de su época. Sin embargo, Colón piensa que hoy en día existen movimientos comparables en otros géneros.

“Si se repetirá el mismo fenómeno yo creo es en otros géneros, como el reggaeton, el rap y el hip hop”, dijo el artista boricua. “Es el mismo fenómeno de la juventud manifestándose y haciendo una propuesta que incluye todo su resentimiento su rebeldía, sus inquietudes, su sensualidad. Para nosotros eso fue la salsa”.Colón menciona que su música siempre se derivó de sus experiencias personales, principalmente su condición de pobreza.“Yo no me di cuenta que estaba sufriendo tanto cuando estaba sufriendo,” dijo Colón, “yo solo buscaba una manera de echar pa’ lante y para mi eso fue la música”.

La discografía de Colón es extensa, abarcando decenas de discos a través de varias décadas, lanzados mayormente en el icónico sello de salsa Fania Records. Sin embargo, el músico y trombonista confiesa que un disco en particular ha sido de gran orgullo para él.

“Grabar Asalto Navideño le dio mucho orgullo a mi abuela, y para mi fue una de las cosas más importantes que he hecho”.

Colón se presenta este Sábado, 6 de abril, en el New Jersey Performing Arts Center en Newark.

Confraternidad se deja sentir en XVI edición Convite Banilejo. y David Kada .

Como ya es tradición, los banilejos volvieron a reencontrarse ayer en su convite anual, que esta vez llegó a su versión número XVI, para estrechar los lazos de amistad y revivir sus costumbres.
Fabio Herrera, de la Alianza Banileja, entidad encargada de organizar el evento, explicó que los recursos recaudados serán donados al Hogar de Ancianos Inspiración Divina.

El encuentro, celebrado en el Campus de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU) desde las 11:00 de la mañana y hasta las 7:00 de la noche, contó con la bendición del obispo de Baní, Víctor Masalles.

Estuvo dedicado a las destacadas damas Carmita Landestoy, Canela Mota, Ana Reyes de Pérez y Encarnación Echavarría. También se realizó un reconocimiento especial al folklorista de origen banilejo Dagoberto Tejeda, por su 80 aniversario.

Los asistentes pudieron disfrutar de los platos típicos de Baní como son las arepitas de burén, los dulces de leche y los pastelones de Esther Oliva, entre otros.

En la parte artística, se ofertó un concierto con la Banda Municipal.

Otros atractivos fueron la presentación del grupo de perico ripiao de la UNPHU y el típico baile de la sarandunga.
Para cerrar con broche de oro, en horas de la tarde se presentó la orquesta del joven salsero David Kada.

Los organizadores del convite banilejo estimaron la participación durante todo el día de unas 7 mil personas.

Apoyo
Fabio Herrera explicó que el Convite Banilejo cuenta con el apoyo de empresas diversas, tanto locales como nacionales, entre ellas Induban, Peravia Industrial, Centro Perelló y la Fundación Farach.
De igual forma se identificaron con el tradicional encuentro anual las principales instituciones bancarias y el gobierno municipal.

© 2016 Copyright Ross Peña
Todos los derechos reservados.